¿QUIERES CONOCER LA ILUMINACIÓN PERFECTA PARA TU HOGAR?

Estos son algunos de los consejos que debes saber

En la gran mayoría de nuestros proyectos, casi siempre, la iluminación es uno de los grandes temas que más incertidumbre genera a nuestros clientes. Elegir la lámpara perfecta o la luz adecuada para cada zona se convierte en un auténtico rompecabezas…

La realidad es que, la selección es bastante más sencilla de lo que parece. Tan sólo tenemos que cuestionarnos ciertos puntos y seguir los “mini-trucos” y consejos que os traemos en este post.

 1. Guíate por la luz natural que reciben las estancias.

Todo hogar necesita recibir la mayor luz natural posible, ya que de esta forma ahorramos energía. Por otro lado, nuestro cuerpo se acostumbra a esa luz natural, de manera que, recibirla nos ayudará a sentirnos más relajados o activos, dependiendo de la luz que se perciba.

Recibir luz natural no sólo depende de grandes ventanales, balcones o terrazas, sino que también influye la gama de color que utilicemos para las paredes de nuestro hogar. Es así como los colores blancos, claros y neutros ayudan a crear una atmósfera y un ambiente mucho más iluminado. 

 2. Ilumina las zonas más sombrías

Parece algo obvio, sí, pero muchas veces nos olvidamos de iluminar aquellas zonas o estancias más sombrías de nuestro hogar, lo que influye en una decoración incompleta. 

Por lo general, las esquinas del salón o del dormitorio, suelen tener menos luz, por lo que, combinar la “luz central” junto a lámparas auxiliares hacen que éstas se conviertan en un objeto de decoración de la zona, que puedes combinar con cuadros, espejos o plantas en su alrededor. 

 3. Conviértete en amante de la «luz cálida»

Si utilizas luz fría en tu hogar nunca desconectarás del trabajo. Se trata del tipo de luz que utilizan oficinas, salas de espera, tiendas de ropa…etc. La luz fría crea un efecto en las personas que ayuda a mantenerlas activas, atentas y concentradas.

Sin embargo, la luz cálida invita a quedarse y a relajarse. 

  • En la sala de estar, salón y dormitorio debemos utilizar una luz cálida o neutra que ayuden a esa relajación e inviten al descanso.
  • En los baños o en la cocina podemos optar por una luz neutra o incluso fría, que rompa con las zonas de descanso. Eso sí, debes tener en cuenta que la luz fría encaja a la perfección con la estancia si se trata de un color blanco. 
  • En cuanto a la zona de “despacho” o “estudio” podemos combinar luz neutra y fría, de manera que la luz central de la estancia será la primera, y la luz fría podrá utilizarse (de manera auxiliar) para la zona de estudio, como por ejemplo, tipo “flexo” en la mesa de oficina.
  • Finalmente para las zonas de paso o el recibidor, aconsejamos seguir con esa línea de invitar a quedarse, ya no sólo a nosotros mismos, sino a nuestros invitados, por lo que optar por una luz cálida para estas zonas será siempre todo un acierto. 

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *